lunes, 7 de junio de 2010

El mes más cruel, de Pilar Adón

No cabe duda de que una de las editoriales que más me están sorprendiendo este año por la gran calidad de sus publicaciones es Impedimenta. De esta editorial han surgido parte de las novelas que más me han impactado como "Soy un gato" o " La Librería" pero no han sido las únicas. A ellas hay que añadir otras 2 como son " La hija de Robert Poste" de Stella Gibbons y un libro de relatos que se ha convertido en una de las sorpresas editoriales en lengua castellana de este año: " El mes más cruel" de Pilar Andón.

Esta colección de relatos recibió el Premio Ojo Crítico que concede Radio 3 y no me sorprende puesto que es buenísimo. Los libros de relatos son un poco difíciles de leer pues cada relato tiene su propia historia y es difícil también tejer un argumento único. Además yo tengo una forma bastante peculiar de comentar libros y no me gusta ir relato a relato describiendo cosas. A parte de ello, en este libro, igual de buenos son los relatos que el prólogo escrito por Marta Sanz en el que nos describe y extrae la esencia de cada uno de los relatos que componen el libro agrupándolos bajo un título la mar de significativo y cierto: "El leer nos hará débiles". ¿Suena raro, verdad? Siempre hemos oído que el leer da libertad y fortalece no que debilite pero este "débiles" no debemos cogerlo como sinónimo de cobardía sino de sumisión y rendición ante los libros, ante la lectura, ante la magia que nos proporciona y la libertad que nos otorga. Leer da libertad porque nos enseña a pensar, a salir de esa Caverna que tanto criticó Platón.

¿Y qué encontramos en este libro de Pilar Adón? Pues una colección de 14 relatos a cada uno de los cuáles precede un poema que condensa lo que nos vamos a encontrar en ellos. A todos ellos da título oríginal uno: "El mes más cruel" que no es el mejor. Lo cierto, es que no hay relatos mejores y peores, todos ellos me han parecido de una calidad excepcional. Pilar Adón sabe manejar muy bien el lenguaje, es prosa pero tiene una raíz poética que hace que las palabras te lleguen más adentro, que hacen que sus relatos sean más intimistas y descubran hasta los sentimientos más ocultos de sus personajes. Cada uno de los relatos sabe cómo conmover al lector y llegar hasta lo más hondo del mismo. Desde luego, no son lecturas que te dejen indiferente sino todo lo contrario.

A mí uno de los que más me han gustado ha sido uno muy cortito titulado " Los seres efímeros", en a penas página y media se desarrolla en él una historia muy triste ya que narra los últimos momentos del capitán Scott, atrapado en la Antártida. Sabe perfectamente que va a morir pero aúb así se enfrenta a la muerte imaginando cómo hubiese sido su regreso a Inglaterra como héroe. Pocas palabras pero cargadas de sentimiento, está tan bien narrado este relato que llegas a experimentar lo que sintió Scott. Una buena muestra del manejo del lenguaje por parte de Pilar Adón.

Me gusta que las historias logren conmoverme y no me dejen frías aunque no sean novelas convencionales. Escribir cuentos, relatos es mucho más difícil que escribir novelas ya que has de condensar mil y un sentimientos y sensaciones en pocas palabras. No por ser cortos los relatos de Pilar son vacíos o te dejan con la sensación de que falta algo.

Historias en las que todos los personajes tienen algo en común: todos leen. Todos toman los libros como una vía de escape e importante. Los libros, la lectura forman parte de las historias como unos personajes más, como parte unida a cada uno de los personajes principales.

Reconozco que los libros de relatos no tienen tantos lectores como los de las novelas convecionales pero debemos romper mitos y adentrarnos sin miedo en otro tipo de lecturas. "El mes más cruel" es de esas lecturas que te llenan y que te hacen sentir bien. Cada uno de los relatos sabe aportarte un mensaje que te hace pensar y reflexionar. Los personajes que los interpretan están bien definidos. Son personajes completos, Cara, Flora, Darío, Scott, Caterina... todos ellos forman parte del universo creado por Pilar Adón. Personajes de relatos pero con una fuerte carga que los hace creíbles y reales. No se va por las ramas a la hora de describirlos sino todo lo contrario. Son personajes de carne y hueso con lo que es más fácil que el lector se identifique con ellos, que llegue a entenderlos y comprenda el por qué de sus actos. Me agrada cuando las historias tienen ese tipo de personajes puesto que las hace mucho más creíbles aunque sean realtos en los que lo fantástico prive sobre  lo real. No es el caso de "El mes más cruel", aunque tiene su parte de cuentos de hadas reflejado en "El infinito verde" o "El fumigador" ( uno de los relatos más largos).

Por todo ello es altamente recomendable. Este libro de Pilar Adón está ya en la Biblioteca de El Perelló con el tejuelo N/ADO/mes. Ha sido uno de los éxitos de Impedimenta y no me extraña nada el por qué.

Desde luego que hay que quitarse el sombrero ante esta editorial y otras como Libros del Silencio que saben apostar por nuevos escritores permitiendo a los lectores acceder a otro tipo de literatura. Sí, la novela negra nórdica está bien pero llega a saturar un poco y a mí me gusta adentrarme en otros caminos de la literatura y este es uno de ellos a parte de que es un buen camino a seguir. Es adentrarse por otro sendero literario del que sales muy bien, es una lectura que te llena completamente. Es verdad, que aquí no vas a encontrar tiros, detectives, cadáveres o Códigos templarios que descifrar, vas a encontrarte con historias que conmueven de principio a fin, con personajes de los cuáles no puedes evitar encariñarte y, para mí, eso es Literatura en mayúsculas.

Igual he sido poco objetiva en el último párrafo pero es lo que siento. si este libro de Pilar Adón no fuese bueno lo hubiese expresado pero no puedo hacerlo ya que es buenísimo. Pilar Adón se ha revelado como una de las mejores plumas de nuestra literatura y creo que es una auténtica maestra en el terreno del relato, el más difícil de todos.

1 comentario:

Elèna Casero dijo...

Se lo voy a pedir a mi librero.
A la Clandestina.

Me fio de tu criterio.

Gracias