lunes, 23 de septiembre de 2013

Ha vuelto. Timur Vermes










¿Qué pasaría si, de repente, una mañana de agosto Hitler despertase en medio de un parque berlinés consciente de que aún está en 1945 y no en 2011? ¿ cómo se las arreglaría para sobrevivir? ¿ cómo reaccionarían sus compatriotas? ¿ le reconocerían? ¿ qué sentiría al ser consciente de todo lo que provocó durante la Segunda Guerra Mundial?
Esto es lo que ha imaginado el periodista Timur Vernes en su primera novela “Ha vuelto” que ha sido recientemente editada en España por Seix Barral, novela que está teniendo un gran éxito en Alemanía aunque, francamente, no se si va a suceder lo mismo en nuestro país y no porque sea mala sino porque el tema, Hitler, es más germánico que hispano.
Un 30 de agosto de 2011, Hitler despierta en medio de un parque de Berlín. Horas antes estaba en su búnker. No se explica cómo ha llegado allí. Andando por las calles de Berlín nota que llama la atención, la gente se queda mirándolo no solo porque va vestido de uniforme- y bastante sucio, que huele fuerte a gasolina-sino por su parecido con un famoso actor que le imita en la televisión alemana. Un poco desorientado, Hitler se acerca a un quiosco de prensa donde comprueba la fecha. El quiosquero, muy sorprendido y amable, le invitará a pasar allí unos días. El hombre que ha tenido a Alemania y a media Europa bajo su poder empieza a vender periódicos hasta que le descubre una productora de televisión que ve en él un filón de oro. Hitler es contratado y empezará a trabajar en la tele desde donde seguirá lanzando sus discursos. Puesto que a pesar de la incredulidad de la gente, de no aceptar quien es, él insiste en que es el auténtico Adolf Hitler.
Básicamente, este es el argumento de “Ha vuelto” una novela que, a pesar de su toque humorístico, no es una novela más o, al menos, así me lo ha parecido a mí.

El utilizar o mejor, imaginar que un personaje histórico importante regresa a la época actual no es nuevo, ya en la misma Alemania David Saffier lo hizo con Jesús en su novela “Jesús me quiere”, en España ocurrió algo parecido con Franco en la novela de Vizcaíno Casas “Y al tercer año resucitó”. Novelas, sobre todo la de David Saffier, que el lector recuerda cuando empieza a leer “Ha vuelto”. No es que sea una copia sino que las situaciones a las que se enfrenta Hitler son bastante parecidas. Como Jesús también debe enfrentarse a un mundo que no es el suyo, bastante diferente al que conocía lo que provoca situaciones un poco cómicas. Al igual que le sucede al Jesús de Saffier, a Hitler todo el mundo le confunde con un famoso actor que le imita en televisión. Nadie le toma en serio aunque a él al principio no le hace mucha gracia, poco a poco va acostumbrándose. Sobre todo va habituándose al cambio que ha experimentado Alemania y la sociedad germánica. Le impacta saber que, al frente del Gobierno, hay una mujer y que tiene bastante peso en el resto de Europa.

Tomar a un personaje histórico como Adolf Hitler y convertirlo en protagonista de una novela tiene sus riesgos y más darle un toque cómico. De todos es sabido cómo era y lo que hizo así que, el autor, corre el riesgo de que su Hitler sea mal recibido. Pero, a pesar de todo, he de reconocer que el Hitler protagonista de la novela, aunque se supone que es el auténtico, logra despertar un sentimiento de cariño y simpatía por parte del lector mas que nada debido a que el autor lo ha humanizado. Aunque este Hitler se comporta como el auténtico ( que en la novela lo es) hay momentos en los que se aprecia dicho pequeño atisbo de humanidad y un buen ejemplo es cuando la chica que le pone la productora de secretaria, la señorita Krömeier, le confiesa que ya no podrá volver a trabajar porque su abuela está en contra. Extrañado Hitler le pregunta por qué, ella le enseña una vieja fotografía en la que se ve a una familia feliz, una familia alemana (le dice el mismo Hitler) ella le confiesa que 2 semanas después de tomarse la fotografía murieron, Él cree que fue debido a un bombardeo aliado, y se asombra cuando ella le confiesa que murieron en un Campo de Concentración porque eran judíos pese a que sus rasgos eran arios. Es un momento bastante especial, el lector es consciente, lo mismo que el autor, de que el verdadero Hitler no hubiese reaccionado así por lo que es positivo que, Timur Vernes, haya querido esgrimir una disculpa o un sentimiento de culpa a través del literario.
El resto de personajes que acompañan a Hitler son de lo más variados. Está el quioquero que es el primero que le ofrece ayuda, los miembros de la productora de televisión, la propia señorita Krömeier. Todos ellos toman a Hitler como un pobre hombre, se nota en ellos un cierto sentimiento de lástima, le siguen la corriente porque creen que está enfermo. Ninguno de ellos admite que es el verdadero Führer.
Este es el contrapunto que tiene la novela. A medida que vas leyéndola van surgiendo sentimientos contradictorios. Odias al Hitler verdadero pero acabas sintiendo una simpatía hacia éste. Timur Vernes le da una segunda oportunidad pero sin querer que la gente perdone. Al mismo tiempo, su personaje, la idea de esta vuelta de Hitler a Alemania es un experimento: ver si en pleno siglo XXI va a ser capaz de atraer a las masas, de alienarlos. La coyuntura es, más o menos, la misma que encontró Hitler en 1931 cuando subió al poder: una crisis económica. Ahora, en 2011, también consigue convencer con su discurso, con su crítica a la situación que se atraviesa, con su crítica a la sociedad alemana. Ideas bastante atrevidas sin lugar a dudas pero que ha sido tomadas con humor por los lectores alemanes. En Alemania, “Ha vuelto” ha sido recibido como lo que es: una crítica de Hitler algo que nadie había hecho hasta entonces.
"Ha vuelto" es una novela arriesgada. Está escrita en clave de humor pero, al menos es lo que me ha ocurrido a mí, no es de las que provocan grandes carcajadas más bien sonrisas. No obstante ello no le quita que sea bastante original.
Está narrada en primera persona, en todo momento es Hitler quien habla y quién va narrando lo que sucede. El estilo de Timur Vermes es ágil, fresco, se le nota su faceta periodística lo cual aporta calidad a la novela.
Es, en definitiva, una novela fácil y rápida de leer. Una novela que no se queda en lo anecdótico sino que aprovecha para hacer una crítica a la sociedad alemana, a la situación que está atravesando el país.
A mí me ha gustado. Reconozco que la esperaba mejor pero no me ha disgustado por eso la recomiendo, más que nada por la curiosidad y el giro que le da al personaje, es un Hitler que nada tiene que ver con el que todos conocemos.

2 comentarios:

Karenin dijo...

Un tanto facilona. Vermes crea un Hitler con el que nos podamos reír y que resulte lo más políticamente incorrecto posible, que está de moda. Pero no creo que se acerque demasiado a lo que fuera el real. Y, además, reflexiona sobre los cinco temas candentes en la sociedad alemana sin demasiada profundidad. Saludos.

El administrador de La novela antihistórica dijo...

Lo cierto es que Vermes no humaniza a Hitler. Es que era así. Hoy, desde una perspectiva históricamente deformada, se cree que era una especie de monstruo.. Lo era, pero era un monstruo humano, cercano, que sabía ganarse los sentimientos de aquellos a los que no necesitaba destruir. O incluso de aquellos a los que quería destruir... para lograr ser más eficaz en esa destrucción.
Como muestra basta un botón, aparte de los que da Vermes en la novela, por ejemplo con la abuela de la secretaria de su Hitler revivido : "Cartas a Hitler". Un interesante estudio histórico sobre eso, las cartas que muchos miles de alemanes de los años 30 remitieron a Hitler, al que veían como una especie de mesías, incluso como un amable tío que les iba a solucionar todas las papeletas que tenía por resolver el alemán medio de aquellos "oscuros treinta".
Si vuestros lectores quieren profundizar más en el asunto os/les remito a la reseña de lanovelaantihistorica.wordpress.com