martes, 18 de mayo de 2010

Los 80 son nuestros. " Mi vida como cantante, guitarrista y compositora de rock o Yo también resulté chamuscadilla por el Ardor de Polanski" por Malicia Cool

Si hay una generación, una década para ser más exactos, que de alguna forma u otra me ha marcado esa es sin duda lo 80 del siglo pasado y, supongo que lo mismo le habrá sucedido a otra gente. Los 80 significaron para mí muchas cosas y entre ellas cabe destacar el amor hacía la música. Esta década me permitió descubrir a gente como Tequila, Loquillo, U2, Simple Minds, Cure, Smiths, Police, Dire y un largo etc. Grupos, bandas, que se convirtieron para mí en algo más que " 4 melenudos haciendo ruido", me hicieron descubrir lo que significaba la música y cómo ésta entró a formar parte de mi vida hasta el punto de que no puedo vivir sin ella, haga lo que haga deben estar sonando notas ( aunque  no pueda poner música en la Biblioteca, las notas suenan mentalmente en mi cabeza).

¿Y qué tiene todo esto que ver con este libro? Pues mucho, pues en él no sólo hay una parte muy importante de la vida de Malicia Cool, sino que la música late en el fondo, detrás de cada una de sus palabras.

A Malicia la he conocido en el Facebook pero, sin saberlo, las 2 teníamos algo en común: Polanski y el Ardor. Banda que conocí en los 80 ( ¿ quién no recuerda esa canción que decía " ¿ Qué harías tú, en un ataque preventivo de la URSS?", pues es de ellos) y que siempre me ha gustado. Me gusta como escribe Alicia y como canta también, y no me extaña nada que le hayan editado este libro.

Lo ha hecho una editorial valenciana para más señas, Nuevos Autores, la cuál le editó el libro en 2007 coincidiendo con el lanzamiento de " Bailando en el alambre" un doble Cd de Polansky y el Ardor. Es corto, tiene 44 páginas entre las que hay intercaladas ilustraciones realizadas por gente allegada a Malicia como Rafael Burillo o Sandra de Miguel, dibujos muy buenos y con una extrecha relación con el texto al que acompañan. Ilustraciones que, por otro lado, tienen un cierto aire ochentero que las hace aún más significativas y especiales.

El libro de Malicia viene a ser tanto un homenaje a la banda de Polanski y el Ardor, o lo que es lo mismo a Pejo, como a sí misma y no va en el sentido de postura ególatra sino que es todo un homenaje a una forma de vida muy particular que a mí no me ha extrañado ni llamado la atención. Conozco desde hace poco a Malicia pero veo a la Malicia de ahora con esta que vivió los 80, el carácter tan peculiar que tiene lo veo reflejado en cada una de las experiencias que nos narra.

Por los trazos que he dado se deduce que no es una novela sino una pequeña autobiografía que nos permite conocer cómo lo pasó y lo que marcaron los 80 su vida. En esta década, ella vivía con su familia en Donosti, allí fue donde conoció a Pejo y a otra serie de bandas importantes como los Derribios Arias que le darían algo más que música: libertad y ganas de comerse el mundo, de ser ella misma. Y este sentimiento es lo que transmite en cada una de las palabras, yo he encontrado en ellas a la auténtica Malicia y me ha contagiado ese espíritu tan libre que tenía y que mantiene.

Me ha encantado leer este libro porque me ha recordado muchas cosas. He disfrutado con el lenguaje tan directo y familiar que utiliza, no está dirigiéndose al lector ( como ser anónimo) sino que lo hace a un amigo. Me gusta esta cordialidad y esta familiaridad con el lector. Lo he pasado en grande conociendo más aspectos y anécdotas de gente clave de la música y la cultura de los 80 como Almodovar y cómo fue su relación con ellos.

Me he sentido muy cercana a Malicia. Leyéndola he mis sentimientos y sensaciones eran diversas, me he divertido mucho pero, al mismo tiempo también, he sentido como un pequeño pinchazo de melancolía y un poco de nostálgia de esa época.

Mis 80 no fueron tan libres como los de ella pero también fueron especiales, es una época que echo bastante de menos por lo que me ha agradado mucho recordarla. Si bien, Malicia escogió la guitarra y la música como vehículo para expresar su libertad y todo lo que los 80 estaban significando, yo escogí el boli y el papel.

Yo he conseguido este libro de Malicia a través de ella, no sé si en La Casa del Libro lo venderán. No es una novela, puede que ello eche para atrás a muchos lectores pero que no lo sea no le resta mérito. Es una lectura muy interesante y curiosa, está muy bien escrita y te hace pasar un buen rato. Es de esas lecturas que te dejan muy buen sabor de boca y, en momentos como éstos, se agradece muchísimo.

No deben asustar las Biografías ni autobiografías. Desde luego que el libro de Malicia no es nada aburrido sino todo lo contrario: es muy ameno y divertido. Malicia tiene un estilo que dibuja sonrisas, lo pasas bien leyéndola, tiene un toque irónico que dan una impronta más especial a todo lo que escribe.

Por todo ello, y especialmente porque es amiga mía y una mujer estupenda, no puedo más que recomendar este libro. Su precio es de 10 euros, un precio de lo más asequible.

1 comentario:

Malicia Cool dijo...

sin palabras; qué suerte tenemos de escribir de forma tan fluida y natural.

¡¡yo también oigo notas en mi cabeza todo el día!!! ¡¡a menudo oigo voces, jajajaja...!!

muchos besos!!!