miércoles, 15 de diciembre de 2010

El Imperturbable Hans de Helen Grant



Confieso públicamente que esta novela de Helen Grant la cogí por su portada. Esta portada tan "Burtoniana" que me llevó a pensar que sería en la línea de "Gosthgirl" y no ha sido así. 

"El Imperturbable Hans" no es una novela gótica ni de vampiros, sino negra y es la primera que escribe su autora. Helen Grant es una joven escritora alemana y , al igual que ocurrió con "La evolución de Calpurnia Tate" y "Flavia de los extraños talentos " aunque se presenta como una novela juvenil no lo es del todo ya que es perfectamente legible por los adultos sobre todo por aquellos a los que les encanta la novela negra o policiaca y esta lo es.

La historia se desarrolla en un pequeño pueblo alemán, Bad Münstereifel. Allí vive una niña de 10 años, Pia. A Pia se le conoce en el pueblo como " la nieta de la mujer que explotó el día de Navidad"  algo que ella odia pero que es, en parte cierto. Su abuela, Kristel Kölvenbach, murió quemada la noche de Navidad como consecuencia de un " accidente" que tuvo lugar esa noche. En Alemanía es costumbre que se enciendan unas velas, la abuela de Pia lo hizo pero con tan mala pata que se quemó toda. La abuela de Pia era una mujer muy coqueta, esa noche salió del baño perfectamente peinada y llena de laca para el pelo, al encender la vela una chispa saltó a su jersey de angorina rosa. Al estar lleno de gotitas de laca se prendió con lo que la buena mujer murió abrasada. En el pueblo, desde entoces, se le conocía como " la mujer que explotó". En el colegio, a Pia la conocen con el calificativo que he dicho antes. Esta situación hace, también, que sus compañeros de clase la tuviesen un poco marginada, nadie quiere sentarse a su lado excepto el niño más raro: Stefan apodado "El Apestoso".

Lógicamente, a Pia no le hace ninguna gracia pero pronto se dará cuenta de que Stefan es casi el único amigo que tiene y entre los 2 va a establecerse una relación muy especial impulsada, más que nada, por lo que sucede en este pueblo alemán. Desde hace ya algún tiempo, de vez en cuando desaparecen niñas en extrañas circunstancias la última ha sido Katharina Linden compañera de clase de Pia y de Stefan. En el pueblo, los vecinos semisospechan de un hombre bastante extraño y peculiar:  Herr Düster. Él vive sólo en un viejo caserón con la única compañía de un gato llamado Pluto.

Pia y Stefan empiezan un poco a investigar por su cuenta. Ambos se han hecho muy amigos de  Herr Schiller ( hermano del anterior) . Un día, Herr Schiller les cuenta la historia de Hans, el Imperturbable. Le llaman así porque no tenía miedo a nada, la noche de brujas alemana ( la víspera del 1 de mayo) hizo frente a un grupo de brujas que se presentaron en las ruinas de un viejo castillo en forma de gato.  Herr Schiller, se convierte en un amigo de ambos niños que se muestran cada vez más unidos pese a la manía que, en un principio, Pia le tenía a Stefan.

No quiero contar mucho el argumento porque lo estropearía. Es una historia con un final sorprendente e inesperado por lo que no voy a a hablar más. 

El personaje de Pia me ha recordado un poco al de Calpurnia. Ambas son unas niñas inquietas y muy despiertas. Niñas a las que les gusta la aventura. En el caso de Pia, las cosas no van muy bien en casa. Su madre es inglesa y su padre alemán. Pese a que están casados no acaban de entenderse y, al final, acabarán divorciándose. Una separación que a Pia no le agradará porque significará irse a vivir a Inglaterra y a ella no le gusta mucho. El enfrentamiento entre los padres de Pia no es violento, no hay ninguna palabra malsonante sino un malentendido. La madre de Pia, inglesa, no ha acabado de encajar en Alemanía, cuando sus padres discuten siempre salen las diferencias culturales de ambos países a relucir.

La editorial Emecé ha sido la encargada de dar a conocer esta novela de Helen Grant en nuestro país. Tiene 376 páginas ( las últimas son un pequeño vocabulario alemán- castellano ya que en la novela hay expresiones en alemán) que se leen rápido porque la historia te atrapa. Aunque he leído alguna que otra, reconozco que la novela negra no es mi género preferido. Sin embargo, he disfrutado con esta novela. Tiene mucha intriga y ésta está muy bien desarrollada. El estilo de Helen Grant es muy ameno.

Los protagonistas son, como se ha comentado, 2 niños de 10 años: Pia y Stefan. Son niños pero tienen las ideas muy claras y están muy despiertos, ellos solitos van a resolver ese misterio que preocupa a los habitantes de Bad Münstereifel. Despiertos pero no pedantes o creídos. Son bastante normalitos, bueno más que normalitos es cierto que ambos son los bichos raros de la clase.

Por todo ello, esta novela es altamente recomendable y un excelente regalo de Navidad tanto para lectores ( a partir de 10, 11 años) como para adultos. Es una historia con la que pasas un buen rato y que te tiene en tensión, te atrapa hasta el final. Helen Grant ha sabido mantener el hilo de intriga, cuando empiezas no imaginas el desenlace, sabe como despistar para que el lector imagine o intuya otro. Esto me parece muy bueno y lo mejor de toda la historia.

Si el resto de las novelas que escriba son así desde luego que va a tener un gran éxito. Y, si alguien quiere leerlo ya sabe que está en la Biblioteca de El Perelló con el tejuelo: N/GRA/imp.

4 comentarios:

Wissper dijo...

Me la apunto, según dices, seguro que me gustará. Y si le pasa lo mimo que a la Evolución de Calpurnia Tate, pues mejor, ya que ese me gustó mucho. La verdad es que sí que lo pintan como infantil juvenil.

Un saludo

Carmen dijo...

Está en mi lista de lecturas para estas navidades...
Un beso,

Bookworm dijo...

Pues no me sonaba de nada. No la he visto, de momento, en ningún sitio, pero si dices que Pía tiene toques de Calpurnia, me la anoto. Calpurnia me encantó y la novela negra también me gusta, así que es una firme candidata a entrar en mi biblioteca ¡je,je!
Un beso

Anónimo dijo...

Yo también la elegí por su portada :) El final me dejó con ganas de leerme el libro otra vez. Muy recomendable. Un saludo.
Raquel